La piedra es un elemento fundamental en el jardín que puede dar mucho juego a la hora de crear borduras.

Bordeado de Piedra Natural

Así de bonito quedaría un bordeado de piedra

Borduras de piedra

Tanto si la piedra juega un papel importante en nuestro jardín como no, es importante que la consideremos como gran aliada a la hora de bordear. Duradera, de gran estética, fácil de instalar y barata, la piedra puede sernos de gran ayuda especialmente si tenemos muchas zonas a delimitar.

Prácticamente cualquier tipo de piedra puede servirnos para bordear, aunque suelen utilizarse tamaños medios. Sin embargo desde grava fina hasta losas pueden hacer un bordeado la mar de resultón. Igualmente, podemos utilizar cantos rodados, ladrillos, pizarra, adoquines, piedras blancas…

Elegir la bordura de piedra

La bordura de piedra es especialmente práctica si queremos delimitar grandes zonas o proteger espacios del jardín. Igualmente, sus texturas nos ayudan a crear una sensación de continuidad con el resto del jardín, a la vez que el límite entre espacios queda claro.

Las borduras de piedra suelen instalarse con la aplicación de piedras enterradas en 2 tercios en una zanja alrededor de la zona a bordear. Si utilizamos gravas o cantos rodados blancos, podemos introducirlas igualmente en una zanja alrededor del arriete o jardinera.

También se usa mucho la piedra rústica, que nos dará un acabado más irregular a la bordura. Podemos coger piedras de nuestra propia área o, si disponemos de más presupuesto, adquirirlas.